Equipo humanoPROCRASTINACIÓN: PARÁLISIS POR ANÁLISIS

PROCRASTINACIÓN: PARÁLISIS POR ANÁLISIS

“En un momento de decisión, lo mejor que puedes hacer es tomar la decisión adecuada; lo siguiente mejor que puedes hacer es tomar una decisión incorrecta; y lo peor que puedes hacer es nada”. Peter Drucker ya alertaba sobre la procrastinación y el grave error de no tomar una decisión por miedo a equivocarse. Ante la parálisis, ¿procrastinas o tomas decisiones?

Casi todos tenemos claro que la procrastinación no es gratuita, es una forma de auto-sabotaje que genera costes (económicos, emocionales, etc.) que pueden llegar a ser muy elevados. De lo que muchas veces no somos conscientes es de que procrastinar en la toma de una decisión es, en realidad, tomar una decisión. ¿Cuál es el riesgo real? La probabilidad de no conseguir los resultados esperados. La decisión siempre involucra la expectativa de un resultado, sea tu expectativa o la de otros.

Al cabo del día tomamos cientos de decisiones, pero realmente solo un pequeño porcentaje de ellas son difíciles, complejas, o arriesgadas. Generalmente, ante la toma de una decisión siempre tenemos varias opciones entre las que elegir; es bastante infrecuente no tener opciones. Pero ocurre que a veces nuestras creencias limitantes nos impiden verlas o encontrarlas, y por tanto para nuestra mente no existen. Vivir es elegir. Unos tienen miedo a equivocarse, otros a acertar y que les suban el listón. Los perfeccionistas nunca se sienten preparados para decidir, bajo la falsa ilusión de alcanzar más adelante un 100% de seguridad; no aceptan el riesgo. Durante la fase de evitación de la incómoda realidad, tomar la decisión, las personas se sienten a menudo bloqueados o frustradas, y se embarcan en otras tareas que aparentemente les alivian porque les permiten escapar de su actividad más relevante: tomar la decisión. Creer que una decisión es irreversible, o magnificar sus consecuencias, no se corresponde en la mayoría de los casos con la realidad; siempre podemos hacer modificaciones en el trayecto o incluso cambiar de decisión. Lo importante es saber por qué no tomamos la decisión.

Lo cierto es que la procrastinación es un fenómeno muchas veces invisible a nuestros ojos, y una de las mayores epidemias actuales en cuanto al desarrollo personal y profesional se refiere. Si procrastinas, no creces. Si procrastinas, las oportunidades se van. Si procrastinas, tus relaciones personales empeoran. ¿Para qué sirve procrastinar? Para huir del presente, para sentirse cómodo en la distracción y evitar. Las emociones son un detonante muy importante en la procrastinación: ansiedad ante el futuro, estrés por un proyecto en curso, miedo al fracaso, perfeccionismo.

El budismo habla de estar en el momento presente, solo en el momento presente. Esto no significa entretenerte con tareas paralelas que no tienen un impacto real en lo que necesitas, sino focalizarte en tiempos máximos: sé lo que quiero, y no importa el resultado, mi única tarea será disfrutar el camino. Y, ¿qué es lo opuesto a procrastinar? Tomar acción. Y para ello, hay que quedarse parado. Así de simple. Para, y observa. Y simplemente haz algo diferente a lo que vienes haciendo con el único objetivo de romper la inercia. Toma decisiones. Se proactivo. Elige qué, cuándo, cómo. Ya irás introduciendo nuevos detalles más delante.

 

Encuentra tu motivación verdadera, y aprender a ser fiel a ella.

¿TE AYUDAMOS?

¿NEED HELP?

Contacta con nosotros para consultarnos cualquier duda o información que necesites

Calle Nueva, 43, Entreplanta
02002 ALBACETE

Teléfono: +34 967 22 56 87
Mail: info@exitalia.com

Feel free to contact us and ask any questions you have.

Calle Nueva, 43, Entreplanta
02002 ALBACETE

Phone: +34 967 22 56 87
Email: info@exitalia.com